La sociedad Monasterio San Victorián solicita concesión de agua

La sociedad Monasterio de San Victorián S.L. ha planteado a la Confederación Hidrográfica del Ebro la concesión de agua del Manantial de Oncins conocido como L’Ojafuente para uso industrial, una fuente que nace a los pies de la Peña Montañesa. No sabemos si lo que quiere esta empresa es embotellar agua o si su fin es diferente.
Sea para lo que sea nos ha sorprendido…
Ante este hecho los vecinos, asociaciones y el propio ayuntamiento de El Pueyo,todos, han mostrado su malestar y enérgico rechazo.
Los afectados ya han acordado tomar medidas, la primera es plantear alegaciones a Confederación.
La Comunidad de Copropietarios de Los Molinos, las comunidades de regantes de San Pablo, El Plano-La Muera y Las Lacunas, la entidad menor de Los Molinos, la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, el Ayuntamiento de El Pueyo de Araguás y particulares pedirán a la CHE que desestime la solicitud ya que de otra manera comprometería todos los usos que se hacen en el municipio de dicho agua. Y lo tienen muy claro ya que esa fuente abastece a muchos barrancos de la zona y se quedarían secos.
La solicitud salía publicada en el Boletín Oficial de la Provincia -BOP- y en ella el propietario de la Sociedad Monasterio pedía 19,355 litros por segundo, lo cual si se accediese, además de secarse barrancos se anularía el futuro para cualquier uso público, agropecuario, etc.
La gente de esta zona vive de la agricultura, ganadería y del turismo en menor medida.
Otro aspecto que sorprende a los vecinos es que la fuente L’Ojafuente se encuentra en una parcela privada y que nadie se ha personado ni se ha puesto en contacto con los propietarios.
De todos es conocido que siempre L’Ojafuente es y ha sido para uso común, considerada como algo sagrado, sin que se haya tocado.
Hoy martes sabemos que se han reunido de urgencia en pleno el Ayuntamiento de El Pueyo. Mañana conoceremos que más se va a hacer.

Anuncios

Las obras ya comenzaron

Mucho se ha hablado aquí y en prensa de las obras del Monasterio de San Victorián. Las obras ya comenzaron hace ya unas cuantas semanas, unas obras de consolidación.
Mientras los trabajos continúan se han hallado restos humanos, que se cree que son del siglo XII, estos se ubican bajo los muros de la edificación.
Se va a aprovechar para recoger y estudiar estos restos, motivo que según los encargados no hará que se retrasen en un principio las fechas de las obras.

Jornada reivindicativa en San Victorián

Fuente: Europa Press
Unas 50 personas asistieron ayer a la jornada reivindicativa organizada por CHA-Sobrarbe para reclamar la rehabilitación integral del Monasterio de San Victorián. Aunque la Dirección General de Patrimonio anunció hace unos días la adjudicación de los trabajos, la formación quiso denunciar la “pérdida de tiempo y dinero por una falta de planificación”. “El Ejecutivo autonómico no ha cumplido, una vez asumida la responsabilidad de actuar con fondos propios, con las fechas que ha ido anunciando para el comienzo de las obras, ya que primero iba a ser en junio, luego julio, luego septiembre, y hasta hoy no hay una fecha concreta del comienzo de las mismas”, añadió.

CHA pide movilización

Desde el Ligallo de Redolada de CHA en el Sobrarbe han organizado una jornada reivindicativa para el próximo domingo 4 de octubre bajo el lema “REHABILITACION INTEGRAL DEL MONASTERIO DE SAN VICTORIAN, ¡YA!” con el siguiente programa:
11 horas. Puyada a San Beturián desde O Plano
12 horas. Visita al Monasterio
13 horas. Lectura del Manifiesto.
14:30 horas. Comida popular y montañesa en el Restaurante El Plano al precio de 10 € los adultos y 6€ los niños.
Para la comida hay que apuntarse en sobrarbe@chunta.com o en el teléfono 659 304 776 (José Ramón).
jornadacha

Enésimo retraso

Fuente: Radiohuesca.com
Para leer la noticia completa pincha en este enlace.
El Gobierno aragonés ha anunciado a lo largo de este año 2009 varias fechas en las que iban a comenzar las obras de rehabilitación del Monasterio de San Victorián (en la comarca del Sobrarbe). La última hacía referencia a los primeros días de septiembre. Chunta Aragonesista (CHA) denuncia el enésimo retraso en el inicio de unos trabajos que hacen referencia a uno de los símbolos de la Historia de Aragón.

Cha quiere saber las razones por las que no se comienzan las obra en San Victorián

Nota recibida por parte de CHA a través de correo electrónico.

Chunta Aragonesista quiere saber qué está impidiendo que comiencen las obras de rehabilitación del Monasterio de San Victorián, anunciadas inicialmente por el Gobierno de Aragón para el pasado mes de junio, después para julio, y que, ya comenzado agosto, siguen estando pendientes.
“El propio Presidente Iglesias aprovechó una visita oficial en mayo al Sobrarbe para decir que las obras eran inminentes, para el mes de junio”, señala la Presidenta de CHA y portavoz de Cultura en las Cortes, Nieves Ibeas, que critica “esta forma de jugar con las expectativas de la ciudadanía, máxime cuando el Gobierno ha impedido que se programen visitas guiadas al monasterio con la excusa de unas obras que no se están realizando, y en pleno verano, cuando este enclave podría estar siendo uno de los grandes reclamos turísticos y culturales de la comarca”.
Después del anuncio de Iglesias de que las obras comenzarían en junio, la Consejera de Cultura, Mª Victoria Broto, reconoció en las Cortes el 23 de mayo que las obras todavía estaban en fase de licitación. Pero es que un mes más tarde, el 24 de junio, en respuesta escrita a una pregunta parlamentaria de CHA, Broto seguía señalando que “las obras se encuentran en este momento en fase de licitación”, con lo que no se había avanzado prácticamente nada en los trámites burocráticos. Aun así, seguía manteniendo que las obras podrían “comenzar a finales de junio o a lo largo del mes de julio”.
El presupuesto anunciado por el Gobierno para estas obras asciende a 800.000 euros, aunque sólo ha consignado 201.107 euros para este año 2009.

Opinión sobre San Victorián

Artículo de opinión de CHA sobre San Victorián.
Hace días que escribimos, o mejor dicho colgamos, asuntos y temas sobre San Victorián, el monasterio.
El pasado día 27 nos llegó un correo con este artículo de opinión, que por falta de tiempo no he podido poner hasta hoy.

SAN VICTORIÁN, UN CÚMULO DE INCÓGNITAS
Nieves Ibeas, Presidenta de CHA y diputada portavoz de Cultura
El Gobierno de Aragón ha pasado de descartar, hace tan sólo unos meses, la compra de la parte privada del Monasterio de San Victorián, a buscar “fórmulas para llegar a un acuerdo con los propietarios”, como informaba el propio Presidente Marcelino Iglesias el pasado 17 de mayo y refrendaba el director general de Patrimonio, Jaime Vicente, en declaraciones publicadas por este diario al día siguiente: “la decisión es firme; tardaremos más o menos, pero pasará a ser propiedad pública”.
¿Qué ha sucedido para que se haya producido este cambio? En septiembre pasado el Gobierno señaló que no había considerado adecuado llegar a un acuerdo para la adquisición de la parte privada por “la elevada cantidad planteada por la actual propiedad”. Una cantidad que nunca se concretó y que, según las diferentes informaciones de prensa, oscilaba entre los 1,5 y los 2,5 millones de euros.
Sin embargo, ahora, unos meses después, el Gobierno dice que sí quiere hacerse con esta parte del Monasterio. Hay que destacar que en ningún momento hablan de adquisición: ¿debemos entender, por tanto, que va a haber algún otro tipo de acuerdo o trueque? El propietario informó de la venta de parte de sus acciones a un grupo inversor de Qatar, ¿esto puede complicar o facilitar la negociación? ¿Pudo ejercer el Gobierno el derecho de tanteo cuando se produjo esta operación de cambio de accionariado? Son muchas las preguntas que se plantean.
La Consejera Mª Victoria Broto tuvo una magnífica oportunidad de contestarlas y de explicarse unos días después, el 22 de mayo, en respuesta a dos preguntas sobre el Monasterio que formulé, en el pleno de las Cortes. Pero Broto no soltó prenda, limitándose a señalar una obviedad: que su departamento velaría por la integridad del Monasterio, como Bien de Interés Cultural que es desde 2002. Ni una palabra de esas supuestas negociaciones reiniciadas con el propietario de la parte privada. Eso sí, pronunció por dos veces la palabra “expropiación” (¿fue una señal?), al explicar que su departamento llegaría donde hubiera que llegar para proteger el Monasterio si hubiera un proyecto que pudiera ponerlo en peligro.
Todo esto con respecto a la parte privada. Pero, ¿y sobre la pública, que es responsabilidad directa del Gobierno de Aragón desde que el Obispado de Barbastro-Monzón se la cediera hace dos años? El Gobierno, por boca de su Presidente Iglesias, dijo el 17 de mayo que las obras de rehabilitación comenzarían en este mes de junio, pero la Consejera informó en el pleno del día 22 de que todavía están pendientes de adjudicar. Otra nueva contradicción, porque es imposible, materialmente, que puedan comenzar en la fecha indicada estando sin adjudicar y con junio a la vuelta de la esquina.
El coste de estas obras, por cierto, con un presupuesto de 800.000 euros, será asumido por el Gobierno de Aragón después de que haya fracasado el intento de que el Gobierno central sufragara una parte. La Consejera Broto estuvo todo el año pasado refiriéndose a un convenio con el Ministerio de Vivienda y haciendo dejación de su responsabilidad cuando le pedíamos cuentas de por qué las obras no comenzaban, amparándose en que el proyecto y su realización eran responsabilidad del Ministerio.
Hace sólo unas semanas, nos enteramos de que el convenio hacía aguas, que Vivienda no iba a dar el dinero y que el Gobierno de Aragón iba a hacerse cargo de todo. Eso sí, el director general de Patrimonio, que fue quien dio la noticia, “comprendía las razones del Ministerio” para incumplir su compromiso. Increíble pero cierto. ¿Por qué intereses mira este Gobierno: por los suyos y los de la ciudadanía aragonesa, o por los del Gobierno estatal?
El miércoles 27 compareció la Consejera Broto en la Comisión de Educación, Cutlura y Deporte las Cortes para hablar sobre San Victorián. Pero no obtuvimos respuesta a nuestras preguntas ni hemos logrado despejar todo este cúmulo de incógnitas y contradicciones.